Se encuentra usted aquí

Los niveles de CO2 más altos de la historia

Humos Según la Organización Meteorológica Mundial la concentración de dióxido de carbono (CO2) registrada en una de las principales estaciones de observación a escala mundial es, aproximadamente, un 26 % superior al valor de 1970, mientras que la temperatura media mundial ha subido 0,86 °C desde entonces, y es 1,1 °C más elevada que en la era preindustrial.

En un comunicado de prensa emitido con motivo del 50 aniversario del Día de la Tierra la OMM alerta que las señales físicas del cambio climático y sus consecuencias para nuestro planeta han cobrado impulso, hasta alcanzar su punto álgido en los últimos 5 años, los más cálidos de los que se tiene constancia.

Según indican en su nota de prensa es probable que en el próximo quinquenio (2020–2024) se produzca un nuevo récord de temperatura media mundial, según las predicciones climáticas multimodelos de la temperatura cerca de la superficie obtenidas a partir de datos recopilados por el Centro Principal de la OMM de Coordinación de la Predicción Climática Anual a Decenal, administrado por el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido.

La concentración media mensual de CO2 atmosférico registrada el mes de marzo de 2020 en el observatorio de Mauna Loa fue de 414,50 ppm, en comparación con las 411,97 ppm de febrero de 2019, según datos de la NOAA. La de Mauna Loa es la estación de observación con los registros continuados más largos de todo el mundo y es, además, una estación de referencia de la red de la VAG. En 2019, las concentraciones medias anuales de CO2 en Mauna Loa fueron de 411,44 ppm, en comparación con las 325,68 ppm registradas el primer Día de Tierra, en 1970.

Estos datos son similares a los obtenidos en el observatorio de Izaña, en Tenerife que apuntó a un total de 415 ppm en el mes de abril de 2019.

 Según datos y análisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo general de enfermedades o muertes causadas por el calor ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30 % de la población mundial vive en zonas cuyas condiciones climáticas generan temperaturas potencialmente mortales al menos 20 días al año.

Efectos en la salud

Las olas de calor fueron el riesgo meteorológico más letal en el período 2015–2019, afectaron a todos los continentes, ocasionaron nuevos récords de temperatura en muchos países y estuvieron acompañadas de incendios forestales sin precedentes, en particular en Europa, América del Norte, Australia, la pluviselva amazónica y las regiones árticas.

Según datos y análisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el riesgo general de enfermedades o muertes causadas por el calor ha aumentado de forma constante desde 1980, y actualmente cerca del 30 % de la población mundial vive en zonas cuyas condiciones climáticas generan temperaturas potencialmente mortales al menos 20 días al año.

Las lluvias intensas y las crecidas asociadas a ellas crean las condiciones favorables para la aparición de diversos tipos de brotes epidémicos. En aquellos países en los que el cólera es endémico, se estima que 1 300 millones de personas están en riesgo de contraer la enfermedad, mientras que solo en África aproximadamente 40 millones de personas viven en "puntos calientes" de esa dolencia.

Los riesgos asociados con el cambio climático y la variabilidad del clima agravaron la inseguridad alimentaria en numerosos lugares, en particular en África, donde la sequía incrementó el riesgo global de enfermar o morir a causa del clima.

Fuente: https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/