Se encuentra usted aquí

La moda del ozono o cómo matar moscas a cañonazos

Los seres humanos tenemos una cierta tendencia a destrozar todo lo que tocamos. Nuestro estilo de vida ha provocado grandes cambios en nuestro planeta, hasta el punto de que nos encontramos en un punto de no retorno debido al cambio climático. Vivimos en ciudades donde el aire que respiramos es venenoso, hemos modificado el espectro electromagnético natural añadiendo un montón de radiación artificial debido a los avances tecnológicos, hemos contribuido directa o indirectamente a la extinción de muchas especies, hemos cambiado el clima e incluso hemos conseguido alterar y acelerar el desplazamiento natural del eje del planeta.

Aun así, como no estamos contentos con todos esos “logros ambientales”, ahora con motivo de la Covid-19 hemos descubierto el ozono como remedio milagroso para combatir este nuevo coronavirus. Por todas partes nos están ofreciendo ozono para desinfectar la casa, el coche, los comercios, etc.

Bomba atómicaPues bien, utilizar ozono para desinfectar es como utilizar una bomba atómica para repeler una plaga de mosquitos. ¿Verdad que no parece razonable?

El ozono es bueno cuando está en la estratosfera. Nos protege de las radiaciones dañinas del sol porque tiene la capacidad de filtrar la radiación UV-C. Pero el ozono en la troposfera es uno de los peores contaminantes que podemos tener. En situación normal, el ozono se considera un contaminante secundario que aparece de forma natural por la interacción de la luz solar con los NOx (óxidos de nitrógeno) que se producen principalmente por los tubos de escape. Curiosamente, se produce más ozono en las áreas limítrofes a las grandes ciudades, donde comienzan las masas verdes y el aire es más limpio. Esto se debe a que la radiación solar tiene más facilidad para alcanzar a los precursores del ozono. Dentro de la ciudad, debido a lo que conocemos como boinas de contaminación, la luz solar pierde su capacidad de interaccionar con los NOx.

El ozono es muy oxidante y los efectos a una exposición accidental pueden ser muy graves; se pueden producir daños severos en el sistema respiratorio y en los ojos. La legislación laboral establece un valor límite de exposición ambiental para trabajos de carga pesada, el valor más bajo que hay, de 0,05 ppm (partes por millón). En principio, cualquier actuación con ozono debe ser realizada por un técnico en salud ambiental equipado con su EPI correspondiente, que debe realizar mediciones antes de volver a ocupar un local tratado con ozono. Esa ya sería, por sí misma, una razón principal para no usar el ozono como si fuera inocuo. Otra razón para no usar ozono es que, en realidad, a las dosis que se usa no está demostrado que sirva para combatir la Covid-19. Hay que tener en cuenta que actualmente no está incluido en el listado de virucidas que publica el Ministerio de Sanidad, y no lo está porque no existen pruebas de su eficacia. De hecho la Sociedad Española de Sanidad Ambiental desaconseja el uso del ozono en la desinfección de aire y superficies. También la EPA Agencia de protección ambiental de Estados Unidos desaconseja el uso de generadores de ozono para desinfectar espacios.

Usar ozono en un espacio cerrado, como un local o una casa, puede tener otros riesgos ya que el ozono puede reaccionar con otros productos que usamos para la limpieza habitual. Por ejemplo, puede generar otros compuestos como el formaldehído, que es un cancerígeno, puede reaccionar con sustancias inflamables y puede producir otras reacciones químicas peligrosas.

Pero la razón principal para no usarlo debería ser el medio ambiente. Los daños que produce el ozono al medio ambiente ya son muy importantes sin que nadie se dedique a limpiar casas, locales o coches con cañones de ozono. Un ejemplo de la importancia de este factor son los estudios realizados por el Grupo de Ecotoxicología de la Contaminación Atmosférica del CIEMAT en estos estudios se pone de manifiesto los efectos del ozono en la Sierra de Guadarrama, con niveles muy superiores a los umbrales de protección de las plantas.

El ozono tiene un efecto perjudicial también en nuestra agricultura, tal y como apunta Ecologistas en Acción en su informe La contaminación por ozono en el Estado Español durante 2019, donde indica que la Agencia Europea de Medio Ambiente señala a España e Italia como los países europeos con mayores daños en su agricultura por la contaminación por ozono.

 

Así que, si te queda algo de conciencia ecológica, no te sumes a la moda del ozono. Comparte y ayuda a tus seres queridos.